¡Envíos a todo el país! [Envío gratis para compras desde $5.000].

Cuento.

Desde 4 años. 

 

Cada coso en su lugar

Juani ya no sabe qué hacer para que los cosos lo dejen dormir tranquilo.

Sus padres tampoco, porque ellos pueden saber muchas cosas, pero de cosos no saben nada de nada.

Juani va a tener que arreglárselas solo si quiere sacarse a los cosos de encima.

Por suerte, su abuela tiene un patio larguísimo y al fondo del patio tiene un garaje…

 

Liza Porcelli Piussi

Nació en Buenos Aires en septiembre de 1977, pero de muy chica se mudó con su familia a Bahía Blanca, donde vivió hasta los dieciocho años. Liza estudió la carrera de Psicología porque le atraían los relatos que las personas contaban de sus vidas, y en algún punto, le gustaba mejorarlos. Se recibió de psicóloga en 2002.

El acercamiento a la literatura infantil fue producto de su típica curiosidad. Como quien abre una puerta solo para ver qué hay detrás, Liza la abrió y se encontró con un mundo personal de humor y sensibilidad que redescubrió cuando pudo traducirlo al lenguaje literario de los chicos y los jóvenes.

 

Cada coso en su lugar, Liza Porcelli Piussi

$940,00
Cada coso en su lugar, Liza Porcelli Piussi $940,00

Cuento.

Desde 4 años. 

 

Cada coso en su lugar

Juani ya no sabe qué hacer para que los cosos lo dejen dormir tranquilo.

Sus padres tampoco, porque ellos pueden saber muchas cosas, pero de cosos no saben nada de nada.

Juani va a tener que arreglárselas solo si quiere sacarse a los cosos de encima.

Por suerte, su abuela tiene un patio larguísimo y al fondo del patio tiene un garaje…

 

Liza Porcelli Piussi

Nació en Buenos Aires en septiembre de 1977, pero de muy chica se mudó con su familia a Bahía Blanca, donde vivió hasta los dieciocho años. Liza estudió la carrera de Psicología porque le atraían los relatos que las personas contaban de sus vidas, y en algún punto, le gustaba mejorarlos. Se recibió de psicóloga en 2002.

El acercamiento a la literatura infantil fue producto de su típica curiosidad. Como quien abre una puerta solo para ver qué hay detrás, Liza la abrió y se encontró con un mundo personal de humor y sensibilidad que redescubrió cuando pudo traducirlo al lenguaje literario de los chicos y los jóvenes.